12.11.14

NO ME GUSTÓ EL FUTURO, REGRÉSENME A LOS OCHENTA

¿No están de acuerdo? Ahora, en el futuro, la soledad es un lujo, la modernidad una mierda y la juventud un estorbo. Si hace 20 años hubiera lucido tan desesperanzador, todos los niños menores de 10 años se habrían arrojado de cabeza a un precipicio.

Por el contrario, crecimos con un futuro prometedor en la cabeza, con una utopía implantada en el código genético. Con los ojos tan puestos en “el mañana” que no tuvimos oportunidad de ver cómo el “hoy” se pudrió justo frente a nuestras narices. Ni una parvada de chorlitos pudo haber derrochado tanta ingenuidad.

Compramos la idea de ser “los hombres del mañana”, “el futuro del mundo”. Bien, ya es el mañana, ya estamos en el futuro… ¿y ahora?

Ahora nada. Actualmente no existe manera de regresar el tiempo... pero no por ello la humanidad está exenta de fantasear con hacerlo, con la posibilidad de desplazarse libremente a través de él.

No son pocas las letras que se le han dedicado al tema, científica y popularmente. Desde teorías apoyadas en la física que explican, de una manera más sofisticada, la posibilidad de "doblar" una línea espacio-temporal para unir los dos extremos (el pasado con el presente); hasta obras de ficción que explotan el tópico más allá de lo científicamente factible. La célebre Máquina del Tiempo de H.G. Wells podría resultar el ejemplo más obvio, aunque incompatible con la finalidad de esta entrada. Para ello es necesario recurrir a ejemplos no menos inmediatos, pero sí más vinculados a la cultura Pop (que de eso se trata todo esto); y así construir el Top 5 definitivo de películas acerca de viajes en el tiempo:

ALERTA DE SPOILERS

5. The Terminator
1984
Dir. James Cameron
The Terminator

La humanidad hundida en un futuro distópico, la Tierra es dominada por las máquinas y sólo un puñado de rebeldes humanos representa la resistencia. Esta es comandada por un hombre llamado John Connor y que por lo visto representa una verdadera amenaza en contra de las máquinas, ya que Skynet, el cerebro artificial que detonó lo que pretende ser la inminente extinción de la raza humana, envía al pasado a un "organismo biomecánico" a exterminar a Sarah Connor, madre de John, para asegurar que nunca sea engendrado. De haberlo conseguirlo, no sólo evitaría la existencia del futuro líder y la resistencia, sino que habría desencadenado una paradoja de tiempo, casi tan grande como la que dio origen a John. La historia plantea que el futuro es inmutable, no puede ser alterado por más esfuerzos que hagan los Connor para evitar que llegue, ni por más máquinas que regresen en el tiempo a tratar de eliminarlos. El destino no cambia, sólo se abren caminos diferentes para llegar a él.

4. Planet of the Apes

1968
Dir. Franklin J. Schaffner
Planet of the Apes

En el futuro, una nave terrestre cuya tripulación se encuentra en animación suspendida, se estrella en un planeta gobernado por una civilización de simios inteligentes y en el que los humanos representan la "especie inferior", viviendo en condiciones salvajes, sin una estructura social más allá de las manadas y carentes de lenguaje. Dominados, cazados, sometidos a la esclavitud, incapaces de defenderse ante el poderoso despliegue militar de la especie dominante, son objeto de las peores vejaciones por parte de la sociedad de simios que no titubea para demostrar quien es el primate que manda. Taylor, el protagonista de la historia y eventualmente el único sobreviviente del accidente, es confundido con uno de los humanos "primitivos" (debido a que se lesiona la garganta y no puede manifestar su dominio del lenguaje) y capturado. Una vez en cautiverio, conoce a sus dos intereses románticos: Nova, una humana que le es asiganada para reproducirse, y Zira, una científica chimpancé que le ayudará a escapar después de descubrir que no es un humano ordinario. Al final, Taylor descubre con horror la verdad acerca de ese lugar, y ese tiempo, el planeta donde se encuentra es en realidad la Tierra. Durante su viaje espacial logró evadir la línea espacio-temporal terrestre y no fue afectado por el flujo del tiempo, consiguiendo llegar al futuro, a un tiempo en el que los humanos han alcanzado una condición de bestias, un destino que es consecuencia de esa estupidez disfrazada de inteligencia de la que hemos alardeado desde el principio de nuestra sociedad y cuyo único fin, no es otro que la autodestrucción. El futuro que sin duda, la raza humana se merece.

3. Back to the Future
1985
Dir. Robert Zemeckis
Back to the Future
En 1985, el Doctor Emmett Brown desarrolla una máquina del tiempo customizando un DeLorean con un convertidor de flujo. Al probar la máquina, un adolescente de nombre Marty McFly, amigo del doctor, es enviado accidentalmente a 1955. Ahí se desencadena una serie de acontecimientos que pondrán en peligro su futuro, ya que además de quedar atascado en esa época por falta de plutonio (el "combustible" que necesita la máquina del tiempo para funcionar), Lorraine, su madre, que entonces es una típica adolescente de los '50, se ha enamorado de él y si esa situación no cambia pronto, ella no podrá enamorarse de George, su padre, lo que significa que nunca estarán juntos y no lo engendrarán. Así que Marty debe evitar que se genere esa paradoja, ayudando a que George conquiste a Lorraine para asegurar su existencia y al mismo tiempo encontrar la manera de volver al futuro. Esta película y sus continuaciones nos han enseñado un sentido de la ética flexible en cuanto a alterar el curso de la historia, es correcto hacerlo si las consecuencias son positivas y a favor de una causa justa, pero resulta inmoral cuando el objetivo es satisfacer ambiciones personales. También, que puede ser muy divertido, aún con los riesgos implícitos, como la creación de líneas espacio-temporales alternas en las que el presente como lo conocemos no existe, y paradojas no sólo como la que amenazaba la existencia de Marty, sino alguna que podría representar una amenaza mayor, como la destrucción del universo, o por lo menos una parte, y en el mejor de los casos, un desmayo. También nos han enseñado que el DeLorean es el auto más genial en toda la galaxia y el tiempo.

2. 12 Monkeys
1996
Dir. Terry Gilliam
12 Monkeys
¿Qué sucede con la raza humana en el futuro? Una vez más se encuentra sumergida en su decadencia, víctima de sí misma, autora de su propia destrucción. Para variar, los despojos han desarrollado una sociedad distópica, en esta ocasión, en el subsuelo. Lo que los ha llevado a vivir como las ratas es un virus que alguien propagó en varias ciudades del mundo durante 1996 y que al diseminarse, exterminó a la gran mayoría de la población en la Tierra, presuntamente, el "Ejército de los 12 Monos". A pesar de vivir bajo tierra, la humanidad del futuro ha hecho avances en el desarrollo de viajes en el tiempo, aunque semejante tecnología no está perfeccionada, deciden que es necesario enviar a uno de los suyos al pasado para obtener información acerca del virus y encontrar la manera de combatirlo para volver a la superficie, que para entonces se encuentra gobernada nuevamente por animales salvajes, libres de la presencia del hombre. La misión le es asignada a James Cole, un prisionero encerrado en una celda... dentro de otra más grande. Debido a la impresición del viaje en el tiempo, Cole es enviado a 1990, año en el que no había un solo indicio del virus y en el que es tomado por un demente después de asegurar que ha venido del futuro, así que nuevamente es puesto bajo llave. Dentro de la institución mental, tiene tiempo de narrar su historia a Jeffrey Goines, uno de los pacientes del lugar y a Kathryn Railly, la doctora que lleva su caso, antes de ser transportado nuevamente a un año equivocado, pues Cole va a parar a la zona de trincheras durante la Primera Guerra Mundial. Cuando por fin logra llegar a 1996, descubre que Goines está libre y ha formado un grupo radical con una ideología basada en su testimonio, ha formado el Ejército de los 12 Monos. Sin embargo, Cole se enamora de Kathryn y manda al Diablo su misión convenciéndose de que en realidad está loco y que es imposible viajar en el tiempo, pero al presentársele detalles y situaciones que conocía en el futuro, será obligado a entablar una lucha mental que al final logrará resolver aceptando su destino ante un hecho irrefutable: el futuro es inminente e inevitable, el tiempo es inalterable, todo se supone que debía pasar así, aunque ello represente una gran paradoja.

1. Donnie Darko
2001
Dir. Richard Kelly
Donnie Darko
En 1988, la apacible vida suburbana en Middlesex se encuentra amenazada por el fin del mundo... en realidad, toda la vida se ve amenazada. Donnie, un adolescente que padece transtornos mentales y desórdenes de sueño, es la única persona que lo sabe, se lo ha dicho Frank, el fantasma de un chico vestido como un conejo que viene del futuro y que sólo él puede ver. Una noche, Frank le hizo salir de su casa, conduciéndolo a un campo de golf para revelarle que al mundo le quedan 28 días, 6 horas, 42 minutos y 12 segundos. Mientras eso sucedía, el motor de un avión cayó sobre su recámara, se transportó del futuro a través de un "agujero de gusano". Al regresar a su casa durante la mañana, Donnie descubre que de haber permanecido en su habitación, habría muerto aplastado. A partir de ese momento se desencadena una serie de acontecimientos que comienza con la llegada de Gretchen, una chica nueva en el colegio de la que Donnie terminará enamorado, y continúa con el descubrimiento del libro "La Filosofía del Viaje en el Tiempo", la recurrencia en sus visiones de Frank, en las que éste lo instruye acerca de los viajes espacio-temporales; y el desarrollo de la habilidad para ver la trayectoria en el tiempo de todo ser vivo, Donnie concluye que estamos viajando permanentemente a través del tiempo. Todo esto desemboca poco antes de la hora indicada para que el mundo llegue a su fin, la noche de Halloween, en la que Donnie y Gretchen salen en busca de Roberta Sparrow, la autora del libro y es al dar con ella cuando todo termina, cuando el mundo llega a su fin. Gretchen es atropellada y muerta por Frank, quien en ese entonces sólo es un chico ordinario con un disfraz de conejo debido a la Noche de Brujas y que a cambio de terminar con la vida de la chica, recibe una bala en el ojo a manos de Donnie. Frank muere, así que el mundo termina para él. Al mismo tiempo muere la mujer que Donnie ama, y con ello su mundo también se termina. Entonces Donnie consigue transportarse al pasado, dentro de su habitación, instantes antes de que la turbina del avión caiga. Al morir Donnie, salva la vida de Gretchen, ya que nunca llegarán a conocerse y se resuelve la paradoja que se abre la noche en la que Frank lo hace ir al campo de golf. Lo verdaderamente interesante es que al final ya no se trata de salvar o destruir al mundo, de universos primarios o tangentes, de agujeros de gusano, de artefactos, ni de viajes en el tiempo, todo se trata del amor y saber eso me reconforta.


*La atinada frase que da título a esta entrada es cortesía de mi amigo Rolando.
**Más
"viajes en el tiempo y demás errores en la malla espacio temporal" en Error de Tiempo, el blog de mi amigo Marco.

19.5.09

CORTOMETRAJE

ONEDREAMRUSH es un proyecto de 42BELOW Vodka que tiene como objetivo explorar la premisa de los sueños como fuente de inspiración.

Para eso han convocado a 42 directores, entre los que figuran nombres como Asia Argento, David Lynch, Harmony Korine, Abel Ferrara, Sean Lennon, Larry Clark y hasta Carlos Reygadas; y les han asignado la misión de plasmar su interpretación de este concepto en una película de 42 segundos.

Last Day Dream [HD] from Chris Milk on Vimeo.

"Last Day Dream"
a man watches his life pass before him

Quicktime version
chrismilk.com/42/

Produced for the 42 Second Dream Film Festival
Beijing China 2009
42x42.com

Written and Directed by Chris Milk
Produced by Samantha Storr
Associate Producer Brad O'Connor
Music Chris Milk
Photography Chris Milk
Editor Livio Sanchez
Production Designer Matthew Holt
Wardrobe Stylist Lydia Paddon
Makeup & Wardrobe Molly Paddon
Production Assistance Jason Baum
Production Assistance Clint Caluory
Telecine Dave Hussey
Sound Design Eddie Kim

Shot entirely on Lensbaby Lenses and Canon 5D Mark II SLR Camera

6.5.09

VIDEOJUEGO

RESIDENT EVIL 5
Zombies, infectados... da igual, vuélales la maldita tapa de los sesos.

Al Diablo con las etiquetas. ¿A quién le importa si es Acción u Horror de Supervivencia? A menos que seas uno de esos gansos que coleccionan acné, el género no debería ser relevante cuando estás frente a un juego como Resident Evil 5.

No es que se trate de un juego perfecto, además de ser simplona, la trama va dando tumbos de un cliché a otro en cada capítulo... y aun así, jugarlo es espectacular. Los gráficos son estupendos y la intensidad de algunas situaciones harán que lo pauses para respirar antes de continuar, no importa si anteriormente has pasado por algo similar en dos toneladas de juegos, RE5 está tan bien hecho que incluso te sorprenderá encontrarte con una explosión después de dispararle a un barril pintado de rojo.

Para eso deberás tomar el papel de Chris Redfield, que ahora trabaja para alguna organización dedicada a erradicar amenazas bioterroristas, y unirte a Sheva Alomar, tu nueva socia en África, para investigar algunos reportes de posibles brotes de "Las Plagas", el parásito que conocimos en RE4. En la modalidad para un jugador, tu compañera será guiada por una aceptable inteligencia artificial que seguirá tus órdenes, te dará todos los items que necesites, difícilmente errará los tiros y te salvará el trasero cuando te encuentres en peligro.

A pesar de lo anterior y de que el control y el gameplay siguen prácticamente el esquema impuesto en la entrega anterior, RE5 no logra estar a la altura de la aventura de Leon Kennedy en España, que más allá de revolucionar el concepto, tuvo una historia "madura" para los estándares de la saga y eso es algo que no vamos a encontrar en este safari.

El verdadero valor de este título viene después de que conectas tu consola a Internet (o le conectas un segundo control) y comienzas la campaña con un compañero, definitivamente te va a parecer otro juego, más emocionante y más intenso. No hay duda de que RE5 fue diseñado para trabajar en equipo, por lo que la comunicación es lo más importante después de la habilidad, principalmente a la hora de sacarle la mierda a los jefes de nivel. Así que elige bien a tu camarada y pónganse de acuerdo en cada escenario, con una buena coordinación no tendrán problemas para enviar a todos sus enemigos al cielo de los infectados.

Además del control, RE5 heredó de su hermano mayor la búsqueda y venta de tesoros para comprar y customizar armas. También incluye el clásico Mercenaries y un modo VS descargable.

RE5

RESIDENT EVIL 5

Plataforma: Xbox 360 / PS3
Desarrolla: Capcom
Publica: Capcom
Género: ¿A quién le importa?
Lanzamiento: Marzo 2009

26.4.09

LITTLE (AND MODERN) RED RIDING HOOD

School assignment to reinterpret the fairytale Little Red Ridning Hood. Inspired by Röyksopps Remind me.



Slagsmålsklubben - Sponsored by destiny from Tomas Nilsson on Vimeo.

Music: Slagsmålsklubben, Sponsored by destiny
www.smk.just.nu
Animation: Tomas Nilsson
www.tomas-nilsson.se

16.4.09

SPRING

DSC01155

Bird.
Acrílico sobre tela.

13.3.09

VIDEOCLIP

Una de las canciones más tristes que alguien haya escrito jamás: "Es feo" - Manos de Topo.



Es feo. Manos de Topo.
Dir. Kike Maillo.

12.7.08

LIKE OLD GOOD TIMES

DSC00355

Esto es lo que sucede cuando combinas un poco de tiempo muerto, una sala de juntas con pizarrón y algunas tizas de colores. Flashback a los 90.

9.6.08

LA SUAVE VERDAD ROSA

Mauricio sabía que no volvería a ver a Alondra jamás. Es decir, Mauricio sabía que deseaba no volver a ver a Alondra jamás. De hecho, seguido se cuestionaba el porqué de haber salido con ella: “Detesto a los artistas casi tanto como a los intelectuales”, repetía constantemente; Alondra se jactaba de pertenecer a los primeros y anhelaba ser parte de los segundos. Tal vez salió con ella porque en realidad no estaba ni cerca de ser cualquiera de las dos cosas. -Es sólo una niñita pendeja.- Concluyó. -Una niñita pendeja con unas nalgas estupendas. - Volvió a concluir y así por fin despejó su duda. Pensaba en ello cuando llegó a su departamento y escuchó Talkin’ ’Bout The Smiling Deathporn Immortality Blues, de los Flaming Lips del otro lado de la puerta. -Debe ser Iván.- Pensó sin darle mucha importancia, mientras introducía la llave esperando ver a su roommate esnifar en la sala. Sin embargo, el de la cerradura no fue el único ojo que fue perpetrado súbitamente, ya que la imagen de Alondra sentada sobre la alfombra penetró hasta lo más profundo de las retinas de Mauricio, como un dardo envenenado con la piel de una de esas exóticas ranas rojas del Amazonas, como una bala oxidada forjada por la Muerte en el Séptimo Círculo del Infierno. A pesar de que sólo transcurre un par de segundos, parecen como dos eras glaciares. Dos eras glaciares que Mauricio pasa frente a frente con Alondra y una extraña rigidez que le carcome las entrañas; y que no logra romper sino hasta hacerlo también con el incómodo silencio.

-Hola, ¿cómo estás?

-Bien, gracias a dios, ¿y tú?

-De la chingada, gracias a dios… ¿Dónde está ese hijo de puta?

-Salió, fue por más coca.

-Qué bueno, vengo sediento.

-No de esa coca (pendejo).

-¿Qué?

-Nada, ¿me prendes mi cigarro? Iván se llevó el encendedor ¿sabes?

-Hay cerillos en la cocina.

-Gracias a dios, por lo menos tienen cerillos. Nunca hay nada en esta… casa.

-¿Puedes dejar de repetir eso?

-Es la verdad, nunca tienen nada ¿sabes?

-Me refiero a darle las gracias a dios (pendeja).

-¿Te molesta?

-Me molestas tú. Además, ¿cómo alguien que disfruta que le metan un dedo lleno de cocaína en el ano puede mencionar a dios?

-Eso no tiene nada que ver, yo creo en dios ¿sabes?

-Pues yo creo en Ganesha. Y no por eso me paso dándole las gracias cada que despierto con la verga tiesa… Pero ese no es el punto, ¿qué estás haciendo aquí?

-O sea, Iván también es mi amigo, ¿sí te acuerdas, no wey?

Mauricio no contesta, en cambio va a la cocina a encender un cigarro. Cuando regresa a la sala se encuentra con Alondra bailoteando frente al muro de espejos del departamento que algunos describen como “old fashion”. Alondra estudia danza contemporánea y por eso cree tener derecho a comportarse como una mamona pretenciosa, con el pretexto de según ella, hacer lo que todos los artistas hacen. Por ejemplo, ahora ensaya una coreografía donde se supone que debe adoptar la personalidad de un animal y eligió ser una pantera; una pantera que a Mauricio le parece más bien un tlaconete retorciéndose en un puñado de sal.

-Danza contemporánea, qué termino más mamón para definir esos movimientos absurdos. Seguro no desperdicia una oportunidad para decir “Ay, yo estudio nalga contemporánea, ¿sabes?”

Piensa Mauricio dejando escapar una sonrisa, una bocanada de humo y un poco de vodka en el interior de un vaso sucio; todo al mismo tiempo.

-¿Sabes que metafísicamente los espejos son portales?

Dice Alondra a través del espejo y sin interrumpir su, a los ojos de Mauricio, cuestionable demostración de talento. Mauricio sorbe el vodka como un auténtico cosaco y mira a Alondra con la firme intención de matarla y tal vez abandonar su cadáver a la orilla de alguna carretera, pero sólo atina a responder con enfado.

-No, ¿portales de qué mierda?

-A otras dimensiones, o sea, cuando un espejo se carga de energía, llega un momento en el que comienza a vibrar a una frecuencia diferente a la nuestra y se convierte en un pasaje por el que pueden atravesar todo tipo de entidades, son pasajes a otros planos ¿sabes? O sea, aparte de que si tú proyectas energía y esa energía es negativa, se refleja más energía negativa, por eso son súper peligrosos, ¿sabes?

-Mierda Alondra, hice una simple pregunta, ¿por qué no recibo a cambio una respuesta simple?

Cuestiona en su mente Mauricio. A estas alturas no se atrevería a iniciar una discusión, mucho menos con un animal tan peligroso como lo es la pantera. Así que prefiere limitarse sólo a escuchar esa voz grave y arrastrada que solía encantarle, antes de volverse tan irritante.

-Y eso no es todo, filosófica y psicológicamente los espejos tienen mucho que ver con reflejar lo más intrínseco de tu personalidad, el súper yo ¿sabes? Por ejemplo, en la escuela nos enseñaron cómo hacerlo brotar del inconsciente frente a un espejo, por eso ahora no es Alondra la que te está hablando, soy la pantera que habita en su interior, el animal que la rige. Es algo muy místico que tú jamás entenderías. Deberías intentarlo, ponerte en contacto con tu animal interior, ¿sabes? Puede que descubras cosas de ti que jamás imaginaste que existen, o sea, súper cabrón...

-¿Qué? ¿De qué mierdas está hablando esta pendeja? ¿Qué es esa estupidez del animal interior? ¿Se refiere a la puta solitaria que me despierta por las mañanas?- Dice para sí Mauricio mientras considera muy seriamente hablar con los padres de Alondra. -Deberían de darme a mí el dinero que pagan de colegiatura, podría ser un excelente maestro, yo también soy muy bueno para decir pendejadas.

-Además,- continúa Alondra. -creo que estos espejos reflejan mucho más de lo que parece, ¿sabes? Porque reflejan tu narcisismo y tu egocentrismo. O sea, sí has leído a La Fountaine, ¿no? Dice que las personas más inseguras son las que aparentan ser todo lo contrario y por lo tanto necesitan estímulos emocionales, alimentar su ego, ¿sabes? Como tú.

-Mta... Y también los espejos pueden hacerte mucho daño si por accidente los rompes, podrías cortarte y perder un dedo por ejemplo, ¿no? Además claro, de los siete años de mala suerte.

-Osh...

-Alondra, deja de presumir tus años de conocimiento ancestral trespesero; si quieres dar una cátedra de mamadas hazlo con los pendejitos de tu escuela, ¿si? Si vas a intentarlo conmigo será mejor que sea literalmente: con una polla en la boca.

-Ay, pues esos “pendejitos” son artistas, y te aseguro que hasta los más jóvenes son mucho más maduros y centrados que un cabrón superficial, vulgar, fracasado y misógino como tú, ¿sabes? Por ejemplo, ¿qué sabes hacer además de diseñar? Porque eso es lo que haces, ¿no? Diseños. Se me hace una total falta de respeto que le llamen “arte” a lo que tú haces. O sea, eres diseñador gráfico, no artista. No entiendo qué tiene qué ver un anuncio de cereal con un cuadro de Kandinsky.

Mauricio ya se sabe de memoria esas palabras, las ha escuchado hasta el cansancio desde que terminó la carrera, así que prefiere no contestar, mejor se sirve más vodka y lo combina con un par de ácidos que sacó de una caja de Altoids. Tal vez en otro estado es posible encontrar un poco de sentido en las palabras de Alondra, en su molesto “¿sabes?”; y en ese empeño por defender la etiqueta de exclusividad del “arte”.

La lisergia comienza al mismo tiempo que The Magician Vs. The Headache; Mauricio ve cómo la música rebota en el cuerpo de Alondra, que aún danza como una poseída mientras cientos de contornos de todos colores se expanden y se disuelven alrededor de su cuerpo. Mauricio ríe, sobre todo cuando una cola comienza a brotar del trasero de Alondra, una cola peluda y rosa; seguida de unos bigotes de pantera que de pronto aparecen en su cara... -¡Mierda, es verdad! ¡Lo de la puta pantera es verdad!- Exclama Mauricio sin poder dar crédito a lo que está pasando; Alondra está convirtiéndose en una pantera frente a sus ojos, una pantera rosa con la música en la sangre. Mauricio frota sus párpados esperando que todo se trate del efecto provocado por la mezcla del Stolichnaya con ácido, pero ella sigue ahí, bailando totalmente convertida en una pantera rosa. En ese momento los espejos comienzan a vibrar a una velocidad desorbitada y de ellos surgen flotando millones de asteriscos de colores, como un ejército de mariposas que en segundos envuelve por completo a Alondra, quien trata desesperadamente de liberarse. Se retuerce, gruñe, lanza zarpazos y mordiscos, pero todo es inútil. Los asteriscos la levantan y la llevan al otro lado del espejo sin que Mauricio pueda hacer nada para impedirlo, sin que Mauricio pueda hacer otra cosa más que encender un cigarro.

-Después de todo sólo era una niñita pendeja.- Sentencia Mauricio. -Una niñita pendeja con unas nalgas estupendas...

Moho24
Publicado en el número 24 de la Revista Moho.

CREO QUE HAY DEMASIADO POLVO EN MI CASA

El primer sábado de enero fue mi cumple número 26. No sé por qué, pero desperté y me sentí vacía, "ABSOLUT EMPTY" diría un anuncio con mi foto en forma de una botella. Me levanté y como una autómata me dirigí al lugar donde guardo las bebidas. El vodka seguía fresco en mi cabeza, así que tomé la botella de Stoli y me preparé un tonic. -¿Qué me pasa? ¿Será una crisis de la edad?- Me pregunté mientras sorbía el primer trago. Después de media botella decidí que ya era momento de revivir viejas glorias. Hace años en un cine de Amsterdam tuve un affaire con un musculoso holandés, así que creí que tal vez podría repetir mi travesura con un poco de carne de bronce. Me maquillé mejor de lo que pude imaginar, asegurándome de tener las cejas perfectas, de usar el delineador que acentúa mi felina mirada y de subir a todo el volumen de mis labios con un lipstick que le robé a una zorra en parís. Me puse una mini Gucci que compré en Milán, con una blusa y unas zapatillas vintage que compré en la Lagunilla y así, me dirigí a un lugar del que sólo había escuchado hablar: el Cinema Coronado.

Llegué fácilmente pero demasiado tarde para el inicio de la función. El lobby se encontraba vacío y por los carteles supe proyectaban una película llamada "Culoncitas Latinas IV"; pocas cosas tienen peor gusto, pero bueno, también era demasiado tarde para arrepentirse. Entré a la sala y tal como mi aventura en Europa, procuré sentarme en las últimas filas. No tardó en acercarse un tipo con un horrendo bigote. Es decir, ¿cómo alguien en pleno 2006 puede seguir usando bigote? En fin, no me dijo nada, sólo bajaba su bragueta mientras caminaba hacia mí y cuando me di cuenta ya estaba sacudiendo su enorme y asquerosa polla justo frente a mi nariz, ¡qué horror! ¿Qué clase de público frecuenta estos cines en México? Observé a la gente y todos tenían aspecto de cargadores o bodegueros, ¿cómo se me pudo ocurrir que tal vez podría conocer a un rubio llamado Hertz y a un trigueño de nombre Paul, que me levantarían con sus poderosos brazos, me mirarían con sus ojos azules y me besarían apasionadamente? Vaya error, tal vez fue el vodka. Afortunadamente reaccioné a tiempo y empujé al tipo que ya comenzaba a poner sus ojos en blanco; cayó en la fila de adelante sobre un par de soldados que se besaban y que no dudaron en golpearlo como unos salvajes por interrumpir su romántico encuentro. Fue entonces cuando aproveché la confusión para salir a toda prisa de ahí; tan rápido, que no me di cuenta en qué momento perdí una de mis amadas zapatillas. Llegué a mi casa lamentando tan estúpida decisión y la única boca que besé esa tarde fue la de la botella de Stoli. Mi mejor amiga me encontró llorando amargamente y después de tratar inútilmente de consolarme argumentando que tendría una gran fiesta en la noche, llegó a la "brillante" conclusión de que yo necesitaba un hombre. Nada más falso que eso amiga, necesito dos.

Por la noche ya había olvidado el penoso incidente del cine. Me tranquilizó pensar en todo lo que me faltaba por vivir, toda la gente que me faltaba por conocer, todas las pasarelas que me faltaban por recorrer, todas las drogas que me faltaban por probar y sobre todo, en lo ridículo que resulta mortificarse cuando se va a tener una gran fiesta dentro de un par de horas. Eso y un par de tafiles con vodka.

En fin, de pronto me sentí como una mujer completamente nueva, “ABSOLUT REFRESH” diría un anuncio con mi foto en forma de una botella. El timbre comenzó a sonar y los primeros invitados hicieron su aparición. -Toma, con la cara que traes seguro te hará falta.- Dijo una amiga entregándome un pequeño sobre con diseños de Jordi Labanda. -Gracias.- Respondí al descubrir que contenía una cantidad considerable de cocaína. Por dios, qué conveniente. Al parecer mis amigos asumieron que cualquier regalo resultaría una insignificancia para mí y tenían razón, por eso cada uno me regaló algo por el estilo y al final todos terminamos alrededor de una libra de charly, cientos de pastillas variadas y hasta algunos gramos de heroína pero rayos, nada de foxy.

Me di cuenta de que era una gran fiesta y decidí compartir mis regalos, después de todo nunca he sido una persona egoísta. Me encontraba absorta en mi felicidad cuando de pronto alguien puso a Leonard Cohen. Puta madre, ¿quién osaba arruinar así mi cumpleaños? En fin, no podía separarme de la mesa con semejante cantidad de ese adorable… “oro blanco” ahí encima. Supongo que nadie podía. Así que escuchamos el Songs of Love and Hate casi por completo, hasta que por fin algún sensato optó por poner a Flans. Snif, snif, snif. Quité a Flans del stéreo, al ver tanta coca junta me dieron ganas de escuchar a Alaska, pero cuando buscaba el disco alguien se adelantó y puso antes a Pizzicato Five. Estuvo bien, sirvió de pretexto para que a una chica se le ocurriera improvisar una suerte de “video teatro kabuki karaoke porno”. Eso y unas cuantas líneas. Primero se quitó toda la ropa, luego se polveó la cara con cocaína hasta que la tuvo completamente blanca y entonces comenzó a cantar en japonés con el disco sirviéndole de pista. Todo, mientras su acompañante grababa la escena con una cámara de video. ¡Qué hermosa se le veía su cara! Tan blanca como las bragas de una colegiala. ¡Dios, no lo resistí! Fui por una línea más. Me metí tres y cuando regresé, alguien le había polveado el culo a la chica kabuki. También se veía lindísimo, no tanto como su cara (su cara lucía perfecta), pero sin duda era irresistible. En fin, lo era tanto que no pasaron más de cinco minutos cuando una docena de hombres y mujeres ya estaban lamiendo y esnifando la cocaína de sus nalgas. Yo hice lo propio sólo con su cara, esa bellísima cara tan blanca como el semen de uno de esos negros de dos metros con una polla de cuatro… Diablos, no puedo esperar para cumplir 27, ¿por qué esos momentos no nos duran toda la vida?

Moho27
Publicado en el número 27 de la Revista Moho.